Escrito por: Santiago Trujillo   |  Fotos por: María Isabel Restrepo  |  País: Colombia  |  Fecha de publicación:  Junio 22, 2016

Les presentamos la exposición pasada de Espacio Odeón con varias fotos de los montajes y unas pequeñas observaciones de las obras expuestas. Espacio Odeón es uno de los pocos espacios que abre las puertas a estudiantes, que están cerca de graduarse, para exponer sus obras de arte.

Perturbadamente fascinado, esa fue mi reacción luego de ver la obra. Buenas, la perturbación es más por mi fobia al pelo (agradézcanlo a mi hermana) que por la obra, pero la fascinación sí la aporta los viales con nudos de pelo y pequeñas notas que dicen cuando fueron recolectadas estos retazos. Personalmente nunca he entendido la importancia del pelo, soy un hombre que anda tusado y nunca he podido ser más lampiño. Para mí, el pelo no ha sido más que una molestia, nunca entendí la trascendencia del pelo. Pero la obra logra encontrar detrás de cada fibra un sentido, una energía y una identidad.

2

3

47-3

510

Esta es una obra que entabla un diálogo con las condiciones económicas y sociales de las viviendas que someten a sus habitantes a vivir en condiciones de inopia La instalación de la artista se compromete con los discursos sociales para poner en luz la ridiculez que conlleva la construcción y planeación de estas viviendas.

66-1

77-1

86

95-2

1110-1

127-2

Algunos alaban el Manto de Turín como un objeto sagrado, pero yo desde ahora en adelante declaro que mi Manto de Turín son las fotos impresas en seda de Stephany Gutierréz. Una mezcla de sensualidad y misterio se esconden detrás de cada imagen. Cada una de estas revive la discusión sobre la mutilación del cuerpo en categorías, normas y objetivaciones ¿Dónde exactamente pertenece el cuerpo desnudo en una sociedad?

135-2

145

155

164

172

Parafilia sutil entabla una discusión sobre el cuerpo como un objeto. Se observa a los cuerpos mutilados como productos del dolor.

182-1

192-1

201

212

221

231

242

251

Si alguna vez ha leído El Principito durante la adolescencia o la adultez, creo que se pudo dar cuenta que de infantil no tiene nada. Su profundidad se puede escapar (tal vez) a los ojos inocentes de los niños, pero no a los adultos. Considero que la obra Stephanía García Zambrano se adscribe a esta tendencia. La obra es un bello encuentro entre arte y literatura. Tanto las esculturas y los texto, que la artista ha escritito y puesto al frente de cada pieza, cuentan la historia de una niña llamada Bianca. Sus composiciones, casi caricaturescas, y los textos esconden una bella profundidad.

261

281

291

30

311-1

321

331

341

351

361

La colaboración de esta artista busca entablar un diálogo entre el artista y el espectador sobre el sistema educativo. Con varios pupitres y cada uno con su respectivo esfero, la artista invitó a sus espectadores a responder la siguiente pregunta: ¿Qué preguntas necesitas hacerle a nuestro sistema educativo?

371

381

391

40

412

421

El artista le da rienda suelta a su imaginación con múltiples técnicas artísticas para de esa manera reflexionar sobre la libertad creativa y artística. Sus dibujos se puede observar un constante diálogo entre los opuestos.

431

441

451

461

471

48-2

49-1

50

511

 

No sabía dónde empezar. Fue como entrar a una mente en caos y ver todos los pensamientos y sentimientos en un flujo incesante. La forma más precisa que puedo describir mi sentimiento es con una escena de Indiana Jones and Raiders of the Lost Ark ¿Recuerdan cuando el comandante Nazi se le derrite la cara al ser expuesto a la Arca? Bueno fue exactamente eso. No lo digo en el sentido de que fuera malo o nada, es fascinante que una instalación artística logre atolondrar al espectador de tal manera que los sentidos y los pensamientos sean reemplazados por lo que la obra está tratando de comunicar.

521

532

542

551

561

57-1

Me sentí como Alicia cuando se agranda y se achiquita para encontrar la llave para abrir la puerta que la conducirá al país de las maravillas. La obra era una construcción que contenía una sucesión de puertas que se progresivamente disminuían de tamaño. Parado, encorvado, agachado y en gatas. Cada puerta me forzaba actuar, la obra me imponía su voluntad. Hay cosas que lo obligan a sentir e imaginarse en su infancia como cuando los padres lo llaman a uno con su nombre completo; ahora bien, la obra me hizo sentir exactamente eso.

59

60

611

621

631

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *