Texto: María Isabel Pachón 

De acuerdo con el artista inglés Roy Ascott, debemos dejar de pensar las obras de arte como objetos y empezar a pensar en ellas como canalizadores de experiencias. La experiencia, dice Aristóteles, es la suma de la sensación y la memoria. Se origina cuando los sentidos, que son meramente potencias, se ven afectados por objetos exteriores. Muchos artistas han trabajado para que sus obras no afecten solamente la vista del público sino también el gusto, el tacto, el olfato o el oído. De esta manera, los espectadores pueden tener experiencias en las que muchas veces participan activamente.

128-1

En 1994 el artista y director de cine estadunidense Alan Berliner presenta en Nueva York AUDIFILE, un archivador interactivo que le permite al público componer su propio montaje sonoro a partir de 108 sonidos. La instalación cuenta con cuatro armarios de metal que contienen 27 cajones individuales. Cada cajón al abrirlo, produce un sonido diferente: Cantos Gregorianos, rap, coros de ranas, lagrimas de cocodrilos, ladridos de perros y acordes de piano son solo algunos de los sonidos que se pueden reproducir en AUDIFILE.

213-1

Las instalaciones de Anish Kapoor son experiencias que sin duda afectan a más de un sentido. ASCENSION se instaló por primera vez en el año 2003 en la galería de San Gimignano. Ya ha pasado por Venecia, Bejing y Río de Janeiro. Se trata de una larga y delgada espiral de humo que sube, como un tornado, desde el suelo hasta el techo. En el trabajo de Kapoor lo que es y lo que parece a menudo se confunden. Lo que en sus propias palabras, le interesa de esta obra es: “la idea de la inmaterialidad convirtiéndose en objeto, que es exactamente lo que ocurre en Ascension: el humo se hace columna”.


312-1

Berndnaut Smilde colecciona nubes. Algunos fotógrafos se dedican a documentar la realidad tal y como es y otros prefieren crear la realidad que quieren fotografiar. A través del control de la temperatura, de la humedad y de la iluminación Smilde ha logrado crear nubes en recintos cerrados. Pocos han tenido la suerte de ir caminando por un museo y encontrarse una de las nubes creadas por el artista, estas se desvanecen en cuestión de segundos. Sin embargo, en esos pocos segundos el fotógrafo neerlandés logra hacer un par de tomas para que nosotros tengamos acceso a su invento.

410-1

No es lo mismo ir el primer día que ir el último día a una exposición de Claire Morgan. En LA MANTA DE FRESA la artista irlandesa utiliza fresas frescas para crear una alfombra que se desliza desde el suelo y permanece inmóvil en el espacio. Lo que cambia es el olor y el color de las fresas. Durante las cuatro semanas que dura la exposición el olor dulce de las fresas se va tornando putrefacto, recordándole al espectador lo inevitable que es el paso del tiempo, tanto para las frutas como para las personas.

512-1

Prohibido no tocar. En el año 2015 el Museo del prado adaptó obras de Velázquez, Goya, Da Vinci, El Greco, Van der Hamen y Correggio para que las personas invidentes tuvieran acceso a estas. La reproducción en relieve se logra a partir de una técnica de impresión digital y acumulación de tintas.

67-2

La exposición Metáforas Construidas de la artista brasileña Regina Silveira comienza con una galleta con la forma de la palabra “Arte”. Esta obra es para el consumo de todo el público. La idea, dice la artista, es que todos puedan comer arte.

78-1

Si usted está a dieta no es recomendable ir a las exposiciones de Sonja Alhäeuser. La artista alemana realiza sus obras a partir de mantequilla, chocolate y mazapán e invita al público a ver, tocar y probar su arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *