Escrito por: StopArt  |  País: Colombia | Fecha de publicación: Mayo 17, 2016

La guerra implica saqueos, expropiaciones, se pierden objetos íntimos (comercialmente valiosos y no) por la destrucción y los éxodos involuntarios que hacen que las familias dejen atrás tierras y tesoros familiares. La ocupación Nazi no fue la excepción, contagiados por la recuperación de la alta cultura que abanderaba el nacionalsocialismo, las filas del ejército saquearon todo lo que se pudiera robar de los hogares y museos judíos. En este especial realizado por el equipo periodístico de Connectas  se le sigue la pista a grandes obras de arte que han tenido un viaje muy particular de prófugas.

17

Cientos de miles de obras de arte cambiaron de mano bajo la expansión del nazismo antes y durante la Segunda Guerra Mundial. A través de confiscaciones, ventas forzosas y robo directo, el Tercer Reich se apoderó de un tesoro de incalculable valor. Setenta años después del fin del conflicto, se desconoce el paradero de la mayor parte de este botín. Algunas piezas fueron destruidas en los bombardeos, pero muchas quedaron en poder de coleccionistas que las han sabido mantener ocultas o que alegan haberlas adquirido de buena fe.

2

Esta investigación periodística revela por primera vez cómo varios países de América Latina jugaron un papel determinante en esconder la pista de las obras robadas por los nazis, sigue el trasegar de ellas por la región y muestra las historias de protagonistas que sobreviven al establecerse en Latinoamérica y que hoy luchan por recuperar las que son las últimas cautivas de esta guerra.

Para leer el informe completo, acá está el enlace:

http://connectas.org/arte-robado-por-los-nazis/index.html

31

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *