¿Nos vamos, o nos quedamos?

En su trabajo reciente Jaime Tarazona toma como punto de partida la fascinación que siente por la literatura, el cine, y en especial por el género de la ciencia ficción, para desarrollar narrativas y contraponer realidades. Por esta razón, toma como referente el monolito de la película de Stanley Kubrick, «2001: Space Odyssey» para reflexionar sobre el modernismo como movimiento conceptual que terminó por convertirse en utopía.

«Adieu», el más reciente trabajo del artista, cuestiona algunas de las preocupaciones del hombre actual, entre ellas su obsesión por volar, por abandonar el lugar presente y por conquistar las estrellas.

Con este proyecto, culmina la travesía del monolito que Tarazona ha usado en su obra anteriormente como símbolo de modernidad. Éste, después de invadir el mapa del mundo, viaja por fotografías de paisajes y grabados originales del siglo XIX, e irrumpe en los cuadros de terrenos vírgenes de la Amazonía, la Orinoquía, y el Vichada. Destacando así la capacidad de volar del monolito, asociándola con el desplazamiento de las aves y con la aspiración de alcanzar el cielo para “trascender”.

Mediante esta muestra, Tarazona resalta el valor de la naturaleza y el paisaje, que chocan permanentemente con la modernidad, con la idea de progreso y con el deseo de buscar respuestas en lo desconocido y no en nuestra realidad inmediata. Entonces, ¿Nos vamos, o nos quedamos?

Fotos por: Maria Isabel Restrepo   |  Texto por: Carlos Hurtado   |    País: Colombia 
Fecha de publicación: Agosto 30, 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *