No coma callado es la propuesta curatorial de Juan David Quintero que presenta el trabajo de cinco artistas que desde la comida muestra las percepciones y el contacto que ha tenido con ésta, encontrando una forma de divulgar, contar y transmitir un mensaje. En conjunto, estas piezas generan resistencia ante actores que se han encargado de desviar y modificar una serie de tradiciones que van de la mano con nuestra identidad. La exposición se entiende desde la ritualidad, la residencia política, la inconformidad por los cambios en nuestros alimentos dados por multinacionales y sus procesos transgénicos, la pérdida de nuestras tradiciones y la violencia que se genera a raíz de lo anteriormente mencionado.

Las imágenes que nos presenta el artista Benjamín Jacamijoy son una aproximación a los saberes ancestrales, mágicos y étnicos. Nos enseña acerca de cómo se teje la vida y del arte de contar historias. Su pieza “En el lugar del maíz del sol” (2008) es una de las que hace referencia a los recuerdos de la siembra, cosecha y de la variedad de semillas de maíz que su abuela guardaba en el soberado o altillo de su casa en la población de Manoy-Santiago, Putumayo. Los “Vinanes” es una fotografía que muestra la mano sanadora de Mamá Mercedes en su chagra con una variedad de plantas curativas comestibles que sirven para sanar con el “Pensar bonito desde el aliento del corazón”, como expresa el artista.

Texto: Juan David Quintero  |  Foto:  María Isabel Restrepo  |  País: Colombia
Fecha de publicación: Julio 12, 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *