Destino, Propósito, Voluntad, Azar, Método, Caos, Orden.

¿Alguna vez ha tratado de entender dónde empieza la voluntad y el destino? ¿Coincidencia o determinado? ¿Si la botella de agua que le costó 4 mil pesos en el Cocora cumplía un propósito en los planes cósmicos o simplemente lo estafaron grotescamente? ¿Orden o Azar? Seguro tarde o temprano cada persona se ha preguntado si es increíblemente salado o algo/alguien constantemente dicta cada caída y cada derramamiento de café. Hay personas que llevan la mala suerte a extremos casi profesionales que hasta el más escéptico lo haría dudar por un instante. Tanto el azar y el destino son conceptos absolutamente fascinantes. Si desea una conversación interesante, trate discutir con un amigo la lógica y la mutabilidad de la corteza de un árbol, y observe los interesantes y fútiles frutos que logre extraer de la conversación. El potencial del “azar” no se ha escapado de los ojos de los artistas. Basta recordar los “cadáveres exquisito” de los surrealistas para dar cuenta de uno de los múltiples ejemplos donde el azar y la voluntad artística entran en choque, pero aunque suene que el producto sea caótico no lo es; los “cadáveres exquisitos” obedecen a una lógica y a un orden.

Considero que la exposición “Cuestión de método”, por Ramón Laserna, parece entrar en esta discusión. Los dibujos del artista inician un diálogo entre el azar, la lógica y la intención artística; las obras son creadas por una instrucción y un método: “tirar el dado, dibujar una línea de X magnitud con tal origen y en tal dirección”. Hay que entender que en esta exposición el azar y el orden chocan ¿Se puede llamar algo como azar si se la han impuesto ciertas reglas? ¿Se puede entender algo como control-azaroso? Las obras pueden llegar a traer temas casi religiosos a la mesa. Entender estas obras como producto de una coincidencia o del destino tiene connotaciones de religiosidad. Adicionalmente, detrás de las líneas de Ramón Laserna es inevitable no ver la belleza de las matemáticas. ¿Qué permutaciones se esconden en estas piezas? ¿Cuáles eran las posibilidades? ¿Por qué unas líneas se repiten más que las otras? Armando Silva no se equivoca al comparar las obras expuestas a una pieza musical. El espectador se puede preguntar después de ver la obra si el producto final se debe al azar, la lógica o el temido destino. Para ser más concreto les dejo la famosa frase que Polonio dice mientras habla con Hamlet: “Thought this be madness, yet there is method in’ it”.

Fotos por: María Isabel Restrepo    |  Texto: Santiago Trujillo   |    País: Colombia 

Fecha de publicación: Julio 1, 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *