Espacio El Dorado reúne la colectiva de pintura “En Medio” y la obra de Gustavo Niño con “A su altura” y “Transparencias».

Los artistas que conforman En medio dan cuenta de la producción plástica contemporánea en Bogotá. Los une la pintura pero sus usos y aproximaciones van desde lo poético hasta lo político, desde lo íntimo y meditativo hasta las obras hechas por encargo. Hablar de pintura trae una carga histórica impuesta y una decisión de “revivir” este medio que se ha declarado muerto en muchas ocasiones. La pintura es un referente sobre lo que es el arte y esta universalidad hace que sea imposible serle indiferente.

Transparencias es el resultado de las reglas de juego autoimpuestas por Gustavo Niño. ¿Las limitaciones?:

  • Sólo usar los cuatro colores traslúcidos que ofrece la fábrica Recol (Revestimientos de Colombia).
  • Pintar sobre lona
  • Dibujar rectángulos y triángulos.

Así nacen más de sesenta cuadros bajo las mismas reglas, y se ve cómo las figuras geométricas bailan; por eso cada pintura es parecida y a la vez completamente diferente.

Algo similar ocurre en «A su altura», otro juego que produce piezas parecidas entre sí y distintas a la vez. Aunque Niño se sumerge nuevamente en un ejercicio reiterativo, cada escultura/silla tiene un diseño único. En este caso él aplica «El Modulor», un sistema de medidas de nido por Le Corbusier, quién estudió la escala humana para generar un sistema que pensaba en la comodidad y el confort de los individuos. En este se de nen unas medidas que, en vez de avanzar de diez en diez (10, 20, 30) así Gustavo diseña unos butacos y unos cubos a partir de estas series con los que logra un diálogo entre la utilidad, la decoración y la pintura.

Fotos por: María Isabel Restrepo     |  Texto: Curaduría Espacio El Dorado    |    País: Colombia 

Fecha de publicación: Mayo 26, 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *