Texto: Samuel Morales – Fotos: Laura Tellez

Stop Art visitó las cuatro exposiciones más recientes del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá (MAC). Las instalaciones, presentadas en el marco del Año de Francia en Colombia, actúan a manera de diálogo entre las diferentes exhibiciones, cada una representativas de la cultura francesa y del arte colombiano contemporáneo.

2

3

La(s) exposición(es) se dividen el espacio por cada piso en el museo. El primer piso corresponde a la galería fotográfica seleccionada por la mismísima alcaldía de París, en colaboración con la Alianza Francesa de Colombia. Las 38 fotos, tomadas en distintas décadas por distintos fotógrafos, convergen en la sala en varias categorías que encierran las perspectivas de sus autores: la ciudad y el cuerpo, la ciudad y la memoria, la ciudad y lo erótico, lo invisible y lo pasajero, entre otras tantas

4

5

En palabras de Juan David Quintero, curador del MAC, la exposición Paris Champ & Hors Champs presenta ese rostro oculto de París desconocido para muchos. “Es importante que las fotografías estén aquí en Colombia, es una oportunidad para que las personas puedan conocer ese pedazo de París sin la necesidad de tener que ir hasta Francia y verlo por uno mismo”.

Corroborando esto, Morgiane Laib, directora cultura de la Alianza Francesa de Bogotá, presenta la galería como una propuesta alejada del cliché y de los arquetipos. “El objetivo es hacer de esta exposición un recorrido por Colombia; empezó en Medellín en el mes de enero y febrero, y ahora lo tenemos aquí en Bogotá durante todo el mes de marzo. Nos interesó sobre todo por hacer honor al arte contemporáneo a través de las fotos, las cuales tienen algunas más de cuarenta años desde que se tomaron, pero vistas desde un enfoque más actual”.

6

En el segundo piso está la exposición Zona de Convergencia, de Philippe Astorg y Annie Aguettaz, una muestra audiovisual que integra fotografías, videos y performance. Cortos como Même pas peur (“No tengo miedo”) o Realismo Mágico (que también involucró performance), de estilos casi minimalistas, juegan con las diferentes apreciaciones del tiempo: lineal, cíclico o loop, y de múltiples paralelos

7

Una de los aspectos más intrigantes de esta exposición son sus artistas, que vinieron a Colombia bajo sus propios medios y se alojaron en el barrio Minuto de Dios por casi un mes como parte del proceso creativo. “Uno de sus objetivos era poder crear obras que hablaran desde la misma experiencia de haber vivido acá por un breve periodo de tiempo, conociendo las personas y lugares tan cotidianos para nosotros pero extraños para ellos” recalca Quintero sobre la exposición.

La tercera exposición, titulada Espacio, es una investigación que emprendió Andrés Moreno Hoffman desde aristas artísticas, científicas e históricas. “Es una indagación sobre este concepto que ha estado siempre presente en la historia del arte (el espacio), que vemos cómo evoluciona desde el Medioevo hasta el Renacimiento, y luego hasta el siglo XIX con las teorías científicas, reflejadas posteriormente en los vanguardistas. Encontré ahí un tema interesante, que sigue vivo hasta hoy en día, que es concebir un mundo multidimensional”, comenta Hoffman a Stop Art.

8

9

Sus óleos, representando los cuatro puntos cardinales, retratan esa inquietud por las dimensiones, la perspectiva y el espacio en los varios estilos que se manifestaron en la historia del arte universal: el cubismo, el futurismo, el surrealismo, todos convergiendo como evidencia de los cambios de paradigmas y, con ello, el cambio de la misma concepción del mundo. Completando su obra está la instalación que cuelga del techo raso del edificio a manera de péndulos que oscilan imperceptiblemente.

11

“Esta es una aproximación artística más no científica, sin embargo, así como el arte ha inspirado a la ciencia y también cómo la ciencia ha inspirado al arte, son miradas de diferente rigurosidad pero que son al fin y al cabo investigaciones igual de válidas. Además la ciencia hoy por hoy es un tema relevante en el arte contemporáneo”.

Finalmente, El agua es oro, de Marna Sánchez, es una intervención en el espacio ubicada en la terraza del último piso del museo. La obra se puede apreciar desde dos ubicaciones, ya sea entrando a la terraza por el tercer piso y mirarla de frente, o también desde por fuera del museo, donde se ven más de una docena de dorados botellones de agua pegados a la pared del edificio.

12

El diálogo espacial entre las exposiciones de dos artistas colombianos y las dos exposiciones de los artistas franceses es solo una parte de lo que depara la agenda programada para el Año de Francia en Colombia. De momento están ya confirmados más de 400 eventos a nivel nacional para el 2017. Para Laib “Estos proyectos buscan crear enlaces entre los artistas franceses y los colombianos. Tenemos una palabra clave para ello y es la cocreación: es reunir en un mismo espacio a artistas con procesos artísticos similares, pero cada uno desde su propia disciplina y cultura”.

13

Esta sinergia, como la describe Quintero, permite un intercambio de estéticas y conocimiento desde ambas partes, se trata de trascender del materialismo de nuestra exportaciones e importaciones más comunes y ofrecer sensibilidad en su lugar. Francia, por su parte, tendrá su propio Año de Colombia en Francia. El tentativo itinerario tiene pensado convocar a varios artistas colombianos para exponer sus trabajos tanto en París como en otras ciudades francesas, los cuales serán seleccionados por medio de la Alianza Francesa de Colombia y la Embajada de Francia.

10

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *