Autor: StopArt      Fotos: María Isabel Restrepo      Fecha de publicación: Noviembre 24, 2016

De todas las manifestaciones artísticas, tal vez el bodegón es una de las más amplias. Formalmente se entiende que una pieza es una “Naturaleza muerta o un bodegón” cuando representa cualquier objeto natural o hecho por el hombre en determinado espacio. Frutas, plantas, rocas, conchas, animales, flores, utensilios de cocina, de mesa o de casa, antigüedades, libros, joyas, monedas, pipas, todo esto puede hacer parte de un bodegón.

Los primeros bodegones aparecen por primera vez en las tumbas del antiguo Egipto. La mortaja de los difuntos incluía mobiliario, mascotas y comida para equiparlos en su estancia en la eternidad y en muchas ocasiones también se hacían pinturas de estos elementos dentro de las tumbas porque se creía que se harían reales en el más allá.

Durante la Edad Media los bodegones hacían parte de composiciones más grandes, se consideraban representaciones pictóricas menores porque generalmente estaban subordinadas a los retratos o a la pintura religiosa. No fue sino hasta el renacimiento, con las acuarelas de frutas de DaVinci y los dibujos de flora y fauna de Durero, que los bodegones se liberaron del significado religioso.

“Cesto con frutas”, Caravaggio
126

En el siglo XVII la pintura del bodegón empezó a ganar popularidad en Italia, muchos artistas destacados como Caravaggio y Fede Galizia exploraron este género.

“La torta”, Chardin
215

“Bodegón con costillas y cabeza de cordero”, Goya
311

Los bodegones culinarios fueron protagonistas en el siglo XVIII. Como se puede ver en las pinturas de Chardin, abandonaron sus connotaciones alegóricas para enfocarse más en el detalle y en el color de comidas cotidianas. En el siglo XIX artistas como Goya, Courbert y Decroix, al pintar sus bodegones, se preocuparon menos por la exactitud y más por el estado de ánimo. Manet, por su parte, apuntó hacia la corriente impresionista en sus bodegones.

“Latas de sopa Campbell”, Andy Warhol
48

¿Que ha pasado en los últimos años? ¿Se murieron los bodegones? La respuesta es que no, puede que ya no sea tan común encontrar artistas preocupados por retratar con exactitud el color de una manzana pero todavía les interesa representar lo que tiene la mamá sobre la mesa. Los géneros del arte no desaparecen sino que se transforman. Los bodegones, así como el concepto del arte, ha ido evolucionando. En los setenta Andy Warhol y Roy Lichtenstein, principales representantes del Pop Art, crearon una nueva forma de bodegón.

“Still life”, Ugo Rondinone
56

“Pile” Gavin Turk
67

En los últimos años los bodegones se han expandido más allá de los límites de un marco, han roto la barrera bidimensional. Los bodegones modernos emplean técnicas mixtas, objetos reales, fotografía, sonido y video. Muchas veces estas técnicas permiten incluir a el espectador en la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *