Texto: Fira – Fotos: F. Andersen

La historia dice que Magritte pintó a sus amantes pensando en la muerte de su madre, sin embargo esto lo saben pocos; el que ve el lienzo ve un beso. La primera vez que vi ese cuadro en el MoMA recordé mi visita al museo Reina Sofía.

Captura de pantalla 2018-08-07 a las 2.41.42 p.m.

Un día de invierno en Madrid, estaba en el corredor con él; un viejo amigo, un amante del arte y de la fotografía como yo, es la forma como nos comunicamos sin decir una palabra.

Captura de pantalla 2018-08-07 a las 3.25.44 p.m.

Captura de pantalla 2018-08-07 a las 3.27.01 p.m.

No vivimos en el mismo país, a veces pasan meses en que no nos hablamos, pero siempre somos el fantasma del otro, la sombra.

Habíamos recorrido todo el día el Museo, los dos queríamos tener una foto perfecta. De la nada apareció un hombre chino con una cámara enorme; los dos nos miramos y supimos que ya teníamos quien nos retratara.

Nos tomó la primera fotografía, pero ahí no acabó todo, después nos indicó que nos diéramos un beso para capturar la sombra de nuestra silueta ya que el sol estaba cayendo.

Captura de pantalla 2018-08-07 a las 2.41.17 p.m.

No imaginan lo que sentí en ese momento, no era capaz de mirarlo a los ojos, me intimidaba su mirada, mis labios sólo querían besar los suyos, pero no supimos cómo decirle al chino que nosotros éramos sólo dos viejos amigos.

Quise ser la protagonista del cuadro de Magritte. Mientras posamos sólo se escuchaban risas nerviosas o miradas de un segundo… Desde ese día sólo le digo que en el silencio me encontrará y sueño con el día en que quite la sábana que hay entre los dos.

Captura de pantalla 2018-08-07 a las 3.28.18 p.m.

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>