Los seres humanos estamos diseñados para reaccionar a la luz incluso cuando estamos inconscientes. A lo largo del tiempo nos ha llamado tanto la atención la luminiscencia que casi todas las civilizaciones veneraban al sol y al fuego, las fuentes naturales de luz, como sus dioses. Un ejemplo que esta adoración ha trascendido las generaciones es nuestra insistencia de celebrar ocasiones como Navidad inundando todo de bombillos aunque la invención de la luz eléctrica haya dejado de ser una novedad hace siglos.

Galeria God's Own Junkyard

beoo

El arte no se escapa de este efecto hipnótico, las obras hechas de neón siguen despertando en el público un asombro que no ocasionan otros soportes y a menudo están entre las obras más fotografiadas de las exposiciones.

44c215815b389651a4f691b881578ce5--party-lighting-lighting-ideas

Lili-Lakich

nauman_00002

El desarrollo de la electrificación permitió a partir de finales del siglo XIX y comienzos del XX la utilización masiva de la lámpara fluorescente, lo cual generó el “Light Art” que inició  en las celebraciones hippies en donde la incandescencia se utilizaba para aumentar el ambiente psicodélico de la música y los alucinógenos.

Beo Beyond exposicion barcelona

Beo Beyond artista exposición en barcelona

Screen shot 2012-07-16 at 16.02.43

Poco tiempo después se desarrolló el “Light Painting”, una técnica  fotográfica que captura los rayos de luz en las imágenes.

LIT BOGOTA

Festival LIT BOGOTA

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>