Fotos: Yuri Bodrikin – Cortesía Galería Rincón Projects

Nacida en 1974, Carolina Gómez ha tenido un diálogo recurrente con su formación como joyera. Desde entonces, su investigación artística explora las posibilidades de estos dos universos. El resultado de esta interacción todavía resulta prominente a lo largo de su trabajo, con elementos tales como el uso del color, el resplandor, el reflejo y la composición de las piedras preciosas que están tan entrelazadas con su historia personal. pintora colombiana

1

2

¿Qué aporta la pintura al arte que ningún otro medio puede hacer?

Carolina Gómez: Para mí, la pintura es una de las más bellas manifestaciones del arte; siento que es muy fácil de conectarse y de sentir y que logra llevarnos a sucesos y acontecimientos del pasado.

Estudiaste Joyería y trabajaste en este campo antes de llegar al arte. ¿Cómo  fue esta transición ?

C.G: Estudié joyería en el SENA. Después participé de seminarios en Artesanías de Colombia y en los últimos años he realizado cursos de filigrana en la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo en Bogotá. Durante todo este tiempo he alternado mi oficio de joyera con el de pintora.

3

En mis primeros acercamientos a la pintura,  usé materiales e imágenes de mi taller de joyería para hacer pinturas de anillos con piedras preciosas; Luego me interesaron los elementos formales de los metales como el brillo, el reflejo, el color, trasladados a fragmentos de imágenes de calles y objetos urbanos.

¿Cómo decides que tipo de piedra preciosa u objeto colocas sobre el rostro de determinada persona?

C.G: Empiezo creando posibles combinaciones entre las fotografías de las mujeres y las imágenes de las piedras. Seleccionó los posibles perfiles y retratos que más me gusten y luego empiezo a hacer composiciones del retrato seleccionado con las piedras que elegí y de allí sale la pieza final que voy pintar.

5

6

¿Por qué decidiste usar mujeres icónicas de épocas pasadas y no mujeres que son íconos contemporáneos en tu obra?

C.G: Las mujeres elegidas tienen características en común, son actrices o modelos, que hacen parte del imaginario de belleza del pasado.  Me interesa pensar en imágenes que puedan ser reconocibles aún ocultando el rostro. Por ejemplo, sabemos que cierta imagen es de Marilyn Moroe sólo reconociendo algunos elementos de esa imagen, como su composición, su encuadre, la postura del cuerpo de la modelo, etc. estos elementos hacen parte de cierto vocabulario ya asimilado y aprendido por la mayoría.

4

Las imágenes de mujeres contemporáneas no han tenido la misma circulación, ni han penetrado en la construcción de visual que las imágenes de décadas atrás. Aunque igual, trabajo con imágenes de mujeres contemporáneas pero en otro tipo de obras como en la intervención de revistas de moda con cristales swarovski.

¿Estás en este momento realizando algún otro proyecto del que nos puedas hablar?

C.G: Aún estoy explorando posibilidades entre la relación entre piedras  preciosas y la figura femenina.

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>