Visitar la más reciente exposición de la galería Nueveochenta es entender que el arte puede despertar emociones distintas a las que uno está acostumbrado.

Normalmente cuando un espectador se pone frente a una obra de arte espera una sensación de contemplación, de placidez. Lo que pasa con las obras de José Olano es que cambian por completo eso. Sus piezas hacen sentir tensión, angustia. Y el arte puede ser eso. Esas piezas nos recuerdan la capacidad que tiene el arte de producir emociones, reacciones. Estas obras no pasan inadvertidas. Con sus obras hay que pasar con cuidado y a vivir en el borde de esas tensiones.

Por otro lado es que los objetos que involucra en la exposición son domésticos y por serlo, hablan del equilibrio del hogar, y cómo las personas terminan encontrando el equilibrio en sus espacio íntimos (necesario para vivir con algo de cordura). Por eso es una nevera, o un sofá o un ventilador o una biblioteca.

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>