Se pueden ver en semáforos, señales de tránsito, postes, puentes. Son conocidos como: Calcomanías, stickers, calcas. Detrás de cada una está un ilustrador, un grafitero, un colectivo, una banda, una marca de ropa o simplemente un aficionado.

Igual que un grafitti, constituyen una firma para decir “Estoy o estuve aquí”, pero por ser pequeños y fáciles de instalar son una opción que constituye un menor riesgo de que la policía intervenga (y castigue).

La excusa para reunirse en la segunda edición del Tome pa´que pegue que se realizó en Bogotá el pasado 16 y 17 de marzo es la venta de calcas pero sobretodo su trueque. Muchos iniciaron como coleccionistas y ahora producen sus propias calcas y colonizan la ciudad con sus diseños. Los spots más codiciados son aquellos que están más llenos. Durante la feria hubo muchos trueques y muchas pegadas. Los artistas llevaron sus diseños más allá y también vendieron posters, camisetas, cuadernos, botones. Hay coleccionistas que llevan su diario con la colección de calcas más preciadas. Los más avezados construyen aparatos de fabricación casera para alcanzar lugares cada vez más altos con la esperanza que lo pegado dure más tiempo.

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>