ZOOM A LAS FERIAS DE ARTE DE BOGOTÁ

 

Termina la semana de arte de Bogotá y con ella la mejor oportunidad de vivir la escena artística del país. STOP ART ha sido testigo en los últimos años de la dinámica que se maneja en los principales eventos de esta época y este es el resumen de nuestra impresión.

Por su crecimiento y el público que atrae, la semana de arte en Bogotá puede ser comparada con eventos culturales tan importantes como el Festival Iberoamericano de Teatro, el HAY Festival o el Festival de Música Clásica en Cartagena. Estos espacios contribuyen a que Colombia se posicione como un referente mundial de cultura.

Este es el análisis de STOP ART sobre los principales eventos que se realizan en la llamada semana de las artes plásticas en Bogotá para entender su importancia y programarse para el próximo año.

ArtBo

Con su directora anterior, Andrea Walker, y con su actual timonel, María Paz Gaviria, la feria se ha posicionado tanto en Colombia como internacionalmente como un evento obligatorio para los amantes del arte. El apoyo de la Cámara de Comercio de Bogotá ha sido primordial para su éxito y cada año hay más participantes y más asistentes. Tan solo en esta edición, la feria logró abrir sus puertas a más de 33.000 personas en sus tres días de feria y cada año logra convocar a más asistentes.

Sin embargo, no es una feria para todo tipo de público. Su formato en un recinto ferial tan grande y con galerías que parecen pequeños museos pueden intimidar a los más novatos en el mundo del arte. Para muchos puede ser difícil entender conversaciones complejas sobre este tema y muchos de los eventos están dirigidos para conocedores. Por esta razón son primordiales las otras ferias y eventos, como la Feria Barcú, la Feria Odeón, Art Chicó y la Feria del Millón, que se realizan en la ciudad en la misma semana.

El espacio Arte Cámara es posiblemente el más importante de todo el evento. Es una plataforma única para exponer el trabajo de nuevos artistas y muestra un panorama muy interesante del arte joven y el futuro del arte contemporáneo en Colombia. A pesar de que cada año crece en espacio, es importante que tenga más difusión y que el público entienda su importancia, su objetivo y cómo se articula con el resto de la feria.

BARCÚ

La historia de Barcú inicia por la necesidad de crear un espacio alterno que reúna a más expositores y que incluya otras manifestaciones artísticas. Christopher Paschall, reconocido galerista que acostumbraba a ser protagonista en ARTBO, decidió armar su toldo a parte y crear BARCÚ con la ayuda de un grupo de jóvenes entusiastas. El ambiente de esta feria es diferente. No es un ambiente solemne, no es un espacio que intimida. Por el contrario, se respira un aire relajado y de fiesta. Hay muy buenas galerías y artistas, y cada año continúa consolidándose como una feria joven de gran calidad que este año recibió 23.000 personas durante los siete días. Uno de sus principales atractivos es que se realiza en un barrio emblemático de Bogotá. Este año se organizaron 14 casas de este sector. Cada propiedad tiene un espíritu propio y logra darle un toque muy singular a la feria. Por todas estas razones, BARCÚ se gana el reconocimiento como un emprendimiento exitoso que logra atraer más público a la cultura.

La Feria del Millón

La Feria del Millón dinamitó el mercado del arte. La idea de Diego Garzón, el director de la feria, y su equipo fue la de ofrecer obras de arte a bajos costos y realmente les funcionó. Ambientada en un espacio alternativo con mucha historia, logró en 5 años acercar al arte a un grupo de personas diferente, personas interesadas en comprar alguna obra de arte o simplemente en buscar algo para decorar. Esta feria ha logrado impulsar la carrera de varios artistas emergentes, lo cual es una de las principales virtudes de este evento.

En esta feria se respira el ansia de compra. Desde la primera jornada se ven las ventas. Como prueba de esto, en las primeras versiones del evento los artistas ya no tenían obra para vender y los espacios estaban vacíos al finalizar el primer día de exposición. Actualmente, todos los días se renueva el inventario de obras y hasta en el último se puede encontrar algo para comprar.

La dinámica de compra y venta es diferente a las otras ferias. El comprador tiene la oportunidad de conocer y hablar con el artista. Los diálogos son sencillos, nada académicos y los precios no se negocian. En poco tiempo se hace una transacción y esto hace que el ambiente de compra contagie a los demás asistentes.

Un aspecto interesante de La Feria del Millón es que le da la posibilidad al artista de gestionar su obra. El contacto con el público y el proceso de venta se hace sin intermediarios. Son muy escasos los espacios donde los artistas tienen que asumir esta función, y aunque para algunos desvirtúa el oficio del artista, no hay duda que los enfrenta a nuevos escenarios que tiene el arte contemporáneo.

Este año se incluyeron charlas, conservatorios, y el programa tutor, lo cual le dio más seriedad al evento y permitió atraer a 15.000 asistentes durante los tres días de feria.

Feria Odeón

La FERIA ODEÓN se creó en 2011 como una alternativa al modelo de feria de arte tradicional. Desde su primera edición, la feria ha contado con más de 45.000 asistentes, de los cuales 1.500 son internacionales. En esta ocasión fueron más de 6.000 asistentes los 4 días. Una de las razones por las que se ha vuelto un referente de feria alternativa ha sido la curaduría de las galerías participantes que cada año se renueva, lo que hace que la propuesta se sienta fresca y novedosa en cada oportunidad.

Una ventaja técnica de la feria es la posiblidad que da el espacio para exponer grandes formatos, así mismo su arquitectura es una joya que permite darle una perspectiva diferente a las piezas expuestas y el equipo de curaduría es consciente de ese potencial.

Art Chicó

Art Chicó es una iniciativa de algunos entusiastas del arte por crear otra oportunidad para las galerías que no lograron exponer en las tradicionales. Es una apuesta arriesgada, pues eventos similares como fue la feria Sincronía de Laura Jaramillo trataron de crear un modelo de negocio que después de varios años de intento no tuvo los resultados esperados. El principal desafío es encontrar una identidad propia que complemente los eventos ya consolidados.

Para destacar la alianza con la reconocida editorial chilena Arte Al Día, que en el marco de la feria presentó una de sus últimas publicaciones con una selección de artistas contemporáneos de Colombia y que se convierte en otra publicación referente para el arte de latinoamérica.

Para estas ferias ha sido definitivo el patrocinio. Cada año empresas de varios sectores ven en el arte la oportunidad de posicionar sus marcas. Esto ha sido una de las claves de ferias como BARCÚ y La Feria del Millón. Gracias a los patrocinios se ha mejorado su divulgación y ha aumentado el número de asistentes.

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>